FICX’55: Dennis Lim, al habla desde Lynch Universe

Por Víctor Guillot

Dennis Lim, miembro del jurado del FICX´55 es, además, periodista y realizador de programas de cine y director de programación de la Film Society del Lincoln Center. La editorial Alpha Decay publicó hace unos meses su primera monografía dedicada a la vida y obra de David Lynch, un magnífico volumen para aquellos que han seguido la obra del creador, junto a MarK Frost, de la serie Twin Peaks, cuya tercera temporada concluía hace un par de meses, asombrando a propios y extraños de la gran libertad artística con la que ambos afrontaban el reto de saber qué había sucedido con el agente Cooper, 25 años después de que concluyera la segunda temporada de la madre de todas las series actuales.

Lim afronta la figura de Lynch recorriendo paso a paso su infancia, su adolescencia y sumergiéndose en cada una de sus películas, ofreciendo las claves cinematográficas y pictóricas del director, actor y pintor norteamericano. Según Linn, “Lynch es un narrador y un pintor. En esta nueva temporada de Twin Peaks, expandió el universo de las otras dos temporadas. Lo que le hace grande es que no pretendió continuar con las vicisitudes de Twin Peaks, de sus vecinos más pintorescos, o del pueblo. Abandonó cualquier intento de hacer un ejercicio nostálgico, para afrontar nuevos retos artísticos y narrativos, añadiendo nuevos espacios de los EEUU”.

De Hitchcock a Francis Bacon, pasando por Edgar G. Ulmer, Edward Hopper o el Mago de Oz. Las referencias en su cine son explícitas, aunque Lynch no hable de ellas en sus entrevistas. “Es fácil interpretar algo de esas cosas que quizá no está. La manera en la que Lynch habla de su infancia, una infancia feliz e idílica, pero con algo de oscuridad por debajo están en sus películas. No ha sido una personas que haya hablado mucho sobre su biografía pero ha sido conciso cuando se le ha preguntado por ello. El principio de Blue Velvet describe un paisaje idílico, periférico, una mirada hacia su infancia, segura, llena de aparentemente  certezas, pero que esconde algo siniestro”.

Dennis-Lim

Dennis Lim aborda el concepto de lo siniestro en la cinematografía linchyana, una constante en todo su cine desde Cabeza borradora hasta Twin Peaks en su tercera temporada. La existencia de otras reglas, otros personajes, transeúntes que van de una realidad a otra, dejando un rastro de misterio e incertidumbre.  Un mundo autorreferencial que se expresa tanto en sus cuadros como en sus películas, perturbador, onírico, irónico y siempre alumbrador de nuevas formas de ver la vida.