FIXC’55: Imágenes recobradas, artwork en el cine de los 90

Por Rubén Paniceres

Dentro del marco de la presente edición del FICX se presentan dos exposiciones que recogen la memoria gráfica de las diversas ediciones del certamen y de sus transformaciones a lo largo del tiempo.

En la sala Astragal del Conceyú de la Mocedá, de lunes a viernes se exhibe una muestra antológica de los títulos y cineastas que significaron un hito en la historia del Festival de Cine de la ciudad de Gijón. El vehículo para ese ejercicio de la nostalgia y la memoria histórica son los diversos soportes que utilizan el grafismo y la fotografía para publicitar los films, aquellos que los especialistas denominan el artwork. En la exposición se pueden visionar carteles, mini posters, pressbooks, fotografías publicitarias o diapositivas de fotogramas cruciales de las películas que se exhibieron durante los años 90. Es un placer agridulce recobrar o redescubrir el pasado, reviviendo a partir de una foto o una diapositiva los films de autores esenciales como Todd Haynes, Harmony Korine, Olivier Assayas, John Woo ,Claire Denis, John Waters, Francois Ozon, Gregg Araki, Tom Twyker, Alejandro Iñarritu, Gonzalo Suarez y tantos otros. Sorprenderse ante el imaginativo pressbook en forma de periódico de The Filth and the Fury (1999) el film de Julián Temple sobre los Sex Pistols; o el increíble peinado punk que ostentaba un juvenil Brad Pitt en un afiche de Johnny Suede , película dirigida por Tom de Cillo en 1991. Detenerse ante las fotografías publicitarias realizadas por Nan Goldin o Michael Watson. Rememorar a través de sus carteles, el (in)discreto toque de escándalo que supusieron títulos como Baise moi! (Virginie Despentes, 1999) con su manifiesto para la eliminación literal del macho, teoría compartida por la Valerie Solanas de I Shot Andy Warhol dirigido por Mary Harron; el lamento por una muerte anunciada que constituyo Las noches Salvajes realizada por el enfermo terminal de sida, Cyril Collard. O sentir aflorar el sentimiento cuando una imagen nos rescata al fallecido Nacho Martínez en uno de sus últimos trabajos.

Ayer y hoy. Historia del FICX a través de sus carteles

20171122_131654

En un sentido convergente a la anterior exposición, también se ofrece en el CMI Pumarín Gijón-Sur una selección de los diversos carteles oficiales del festival de cine de Gijón, desde sus inicios en los años 60 hasta la edición del FICX 55. Eso nos permite el recorrido por la denominación de origen que ha tenido a lo largo los últimos 55 años el festival de la ciudad de Gijón. Desde sus inicios en los años 60 bajo la categoría de Certamen Internacional de cine para niños. Pasando por curiosos interregnos como la XIII edición en 1975 que compartía su calificación con la del III festival Internacional dedicado al mundo del comic. A como el concepto se amplió a principios de los 80, apelándose Festival Internacional de cine y televisión para la infancia y la juventud. Y como a lo largo de la década, el festival se rebautizo en el 86 como Festival Internacional de Cine para la juventud. Luego, Festival Internacional de Cine, a secas. Hasta que el nuevo milenio le otorgo la actual nombradía de Festival Internacional de cine de Gijón /Xixón más conocido por las siglas de FICX. Todos esos momentos fueron reflejados con distintos estilos gráficos en los que, según las épocas, ha predominado el dibujo; el collage; la ilustración y la pintura (con carteles de José Ramón Sanchez, Ángel de la Calle o Díaz de Orosia, entre otros); el montaje fotográfico. O, en la última década ,el diseño más imaginativo, como demuestra el actual cartel de la edición del FICX del presente año.

Igualmente, en la muestra se encuentra un surtido de las publicaciones tales como los distintos catálogos que han ido variando de volúmenes casi enciclopédicos a los, más manejables para el usuario, programas de mano .Y los libros dedicados a realizadores como Karel Reisz, Seizun Suzuki, Peter Watkins, Todd Haynes, Shinya Tsukamoto, o los Nuevos Cines de la década de los sesenta, de cinematografías como la alemana, la italiana o la de los diversos países de la Europa comunista.

En fin, dos exposiciones que constatan que el FICX posee una herencia, no solo en formato de celuloide, que siempre es oportuno revisar